Los 4 jinetes del apocalipsis para las pensiones: La ignorancia


1.- LA IGNORANCIA

A) IGNORANCIA SOBRE EL TEMA DE LAS PENSIONES

“ –Todo mundo sabe que a los 60 años, te darán de pensión el 75% de tu salario promedio que tuviste en los últimos cinco años, que no te vean la cara ni te cobren por eso.” “- En el IMSS te informan todo eso, es su obligación y no te cuesta.” “-Acude con las AFORES, ellos te ayudan en todo eso, sin costo”.

Y así….

Tantas historias, comentarios, verdades a medias, interpretaciones erróneas se tejen en torno a las pensiones y desde luego, sin fundamento o en razón a un caso cercano vivido, generalmente con mala suerte.

Sin embargo, pocos se toman la molestia de informarse en fuentes fidedignas. La mayoría, actuamos como cajas de resonancia…distorsionada para acabar de empeorar el asunto.

I.- Qué es la ignorancia

Es el desconocimiento total o parcial de un tema o asunto determinado.

II.- Consecuencias de la ignorancia

Ignorar algo no causa daño pero…

Ignorar algo y actuar o tomar decisiones sin el conocimiento necesario, puede generar daños graves e irreversibles para nosotros y nuestra familia.

III.- Como saber si ya estoy bien informado para decidir algo

¿Cómo saber si estoy correctamente informado?

  1. Focaliza el asunto, problema o causa específica sobre la cual debas decidir algo.

  2.  Valora el grado de importancia del asunto para así mismo, valorar el riesgo de elegir bien o no (No es lo mismo elegir sobre un tema de “a donde vamos a cenar”, que un asunto sobre “elegir un préstamo para construir mi casa”. En el primer caso si no conocemos bien el restaurante, no pasa de malgastar unos cientos de pesos.  En cambio si no me informo bien para un préstamo hipotecario, puedo pagar muchos miles de pesos innecesarios, por carecer de más informes sobre tasas, bancos, comisiones, etc).

  3. Si el asunto es relevante, invierte tiempo en informarte, cuidando de cruzar información con al menos tres personas, empresas o dependencias.

  4. Hay información indispensable que ayuda, pero que cuesta. Te recomiendo invertir, ya que sale mucho más barato pagar por conocer algo, que el riesgo de tener pérdidas importantes, por decidir mal sin pleno conocimiento, solo por ahorrar u poco.

  5. Si el evento es algún trámite de gobierno, recuerda que en ocasiones te pueden mal informar para que pagues más. Para ello, solicita datos oficiales mediante folletos, reglamentos, oficios, o de plano, las normas, reglamentos, leyes o similares.

  6. Si amablemente familiares o amigos te “orientan” porque creen saber del tema, o vivieron una experiencia similar, escúchalos pero valida lo que te digan consultando las leyes o la opinión de un profesional, especialista o experto en la materia. No corras riesgos.

  7. Actualmente el Internet y las redes sociales son las principales proveedoras de cualquier información que necesitamos, pero abundan los datos incorrectos también. Para confiar en un contenido verifica la fuente:

  8. Que la información sea de fecha reciente (a menos que el tiempo no cambie el contexto).

  9. Que no sea web de algún periódico (generalmente ocultan verdades o cuentan a su conveniencia).

  10. Que el autor ofrezca su Currículum (ahí veremos si es especialista o experto).

  11. Que ofrezca pruebas fehacientes de lo que informa.

  12. Que su historial, número de seguidores y frecuencia con que publica, te inspire confianza.

  13. Que sus publicaciones no sean groseras, ni que descalifiquen a nadie, solo que informen.

  14. Asegúrate que la web no sea de chile, mole y pozole. Debe ser especializada. 

  15. Revisa como responde el autor a los comentarios de sus seguidores (esto dice mucho).

  16. Por último, busca dos o tres webs semejantes para constatar la veracidad de la información.

  17. Finalmente debo advertirte que no importa la edad o preparación que tengamos, generalmente somos proclives a las buenas noticias, autoengaño y a la ilusión mágica de obtener todo por nada, o casi nada, además de esperarlo casi casi de inmediato. NO, no hay atajos, no hay magia. SÍ hay un costo que pagar (tiempo y dinero a invertir), además de un esfuerzo que realizar.

IV.- La magia y poder de estar informado

Una vez correctamente informados, la ignorancia se reduce. Ya estamos en condiciones de pasar a derrotar al siguiente jinete apocalíptico: la desconfianza.

B) CONOCIMIENTO CORRECTO EN ASUNTO DE PENSIONES

Sabremos que estamos informados correctamente en el asunto de las pensiones cuando:

  1. Sepamos que hay dos leyes del IMSS y dos formas de pensionarse

  2. Que solo la Ley IMSS 1973 ofrece garantía de una pensión en dos presentaciones:

  3. 1.- Cumplir los requisitos de ley, no invertir más y obtener lo que toque.

  4. 2.- Cumplir los requisitos de ley, pero planificar e invertir para lograr una pensión MUCHO mayor.

  5. Que la Ley 97 IMSS contempla pensión SOLO si tuve ahorros en la AFORE y el monto ahí guardado, será lo que me dosificarán de manera vitalicia o en un rango de años elegido. No habrá más.

  6. Que para obtener una pensión en Ley 1973 necesito mínimo 500 semanas PERO que esta cantidad solo me garantiza un monto casi del salario mínimo.

  7. Que por lo tanto debo acumular las más semanas posibles y que el salario que cuenta, es sólo el recibido en los últimos 5 años antes de pensionarme.

  8. Que las semanas y el salario promedio son importantes y AMBOS se complementan para una pensión alta.

  9. Que no está al alcance de todos, el saber cuánto tocará de Pensión y que por mucho que esté informado, tendría que estudiar a fondo la Ley IMSS en los artículos referentes al cálculo de la pensión para conocer un monto previo. Por lo tanto aunque ya conozca del tema, requiero de un especialista en la materia, para obtener una GRAN pensión.

  10. Que si no tengo vigentes mis derechos, DEBO volver a cotizar un año para recuperarlos.

  11. Que conocer de la Modalidad 40 e informarse es sencillo, pero solo un experto puede cuantificar CUANTO debo aportar, CUANDO empezar y el PERIODO que va durar el proceso, para obtener una GRAN pensión.

  12. Que el personal de las AFORES promete asesoría, sin embargo recordemos que es como cuando un preso debe defenderse y tiene el dilema de aceptar el defensor de oficio (con todo y su riesgo), o contratar un abogado experto, que le garantice un mejor resultado. Las Afores serían los abogados de oficio.

Bien, en la siguiente entrega, hablaremos del segundo Jinete del Apocalipsis en Pensiones: EL MIEDO.

0 vistas