¿Gastar hoy o invertir para un mejor futuro?


Decía que a veces somos nosotros mismos los que impedimos estar mejor.


Un profesionista hace un mes me pide que le calcule su mejor opción para pensionarse, aunque argumenta no tener dinero para hacer aportaciones a la M40.


Tiene pocas semanas, apenas rebasa el mínimo requerido, así que sugiero hacer las aportaciones más altas posibles, en el mayor tiempo posible, y empezar ya, dado que el tiempo no le favorecía (57 años de edad).


Cuando estaba por empezar la planeación, me avisa que la suspenda porque anda vacacionando en Europa, feliz conociendo lugares divinos y tomando buen vino.

Previniendo mi pregunta me dice: “Bueno todo esto es un regalo de mi hija, no podía rechazarlo,, hice lo correcto”.


Me quedo pensado yo: ¿“y si ese gasto lo hubiera acordado con la hija para que mejor se lo invirtiera en la M40”?, “si la hija es solvente y generosa con el papá, acaso no podrá contribuir en las futuras aportaciones voluntarias para que él tenga una vejez carente de necesidades”?.


Sigo pensando igual: a veces somos nosotros mismos los que nos ponemos piedritas en el camino.

41 vistas